¿Cuándo visitar al cardiólogo?

¿Cuándo visitar al cardiólogo?

Hace varios años, los pacientes típicos de la oficina de un cardiólogo eran mayormente los envejecientes. Sin embargo, con el aumento en la incidencia de obesidad, la falta de actividad física, los malos hábitos alimenticios y el aumento del estrés en el trabajo y en nuestra sociedad, no solo los envejecientes, sino también los más jóvenes se han convertido en pacientes de los cardiólogos. Más importante aún es reconocer que hoy en día podemos ver infartos del corazón desde tan temprano como los 30 años de edad.

¿Conoces la importancia de visitar su cardiólogo? La gran mayoría de los pacientes jóvenes que visitan la oficina del cardiólogo llegan con una queja principal de dolor de pecho, palpitaciones y mareos. En estos pacientes que no fuman, no son diabéticos, hipertensos y no tienen problemas con el colesterol, el estrés juega un papel importante en sus síntomas, aunque los dolores de pecho también pueden estar asociados a problemas de inflamación de los músculos y los cartílagos del pecho, a reflujo gastroesofágico y, un poco más peligroso, a la pericarditis.

Esta es una inflamación del tejido que cubre y protege el corazón, la cual puede complicarse con acumulación de líquido alrededor del corazón. De esto ocurrir, es sumamente importante la intervención de un cardiólogo.

En los pacientes jóvenes las palpitaciones asociadas al estrés pueden ser desde las más sencillas hasta otras un poco más complicadas, como la fibrilación atrial o los desórdenes del sistema eléctrico del corazón, los cuales pueden estar asociados a mareos o a pérdida del conocimiento.

Síntomas de dificultad respiratoria y, más aún si está asociada a hinchazón de las piernas, podría indicar fallo del músculo del corazón; y dificultad respiratoria con palpitaciones en el paciente joven o en la adultez temprana, podría ser indicador de una enfermedad congénita del corazón no diagnosticada en la niñez.

Es importante señalar que tanto la diabetes como los problemas con la presión y con el colesterol pueden ser comunes en una misma familia y provocar problemas serios con el corazón. Tanto es así que es de suma importancia mencionar que cualquier paciente joven que se presente con dolor de pecho, si tiene varios factores de riesgo, incluyendo fumar, hay una gran posibilidad de enfermedad de las arterias del corazón no importa la edad del paciente y que a temprana edad necesite de un cateterismo cardiaco para su diagnóstico y el tratamiento correspondiente.

Luego de los 60 años, los dolores de pecho podrían no solo estar asociados a problemas del corazón. Dilataciones de la aorta conocidas como aneurismas, también pueden presentarse como dolor en el pecho o el abdomen y asociados a pacientes con los mismos factores de riesgo como diabetes, hipertensión y problemas del colesterol.

Otro síntoma común en los envejecientes, por lo que visitan la oficina del cardiólogo, es la dificultad respiratoria, la cual, a esta edad, puede estar asociada a problemas con el corazón, pero también a problemas con el riñón, el hígado o los pulmones. Las palpitaciones a esta edad, al igual que en los más jóvenes, pueden estar asociadas a problemas del corazón, a estrés, o a problemas con el sistema eléctrico del corazón, pero problemas con la tiroides también podrían causarlas.

En resumen, los síntomas de dolor de pecho, la fatiga, las palpitaciones y los mareos o la pérdida del conocimiento serían los más comunes en la oficina de los cardiólogos.

No tanto la edad, sino los factores de riesgo y la presentación de los síntomas es lo más importante al hacer un diagnóstico definitivo. Hacer cambios en estilos de vida, dieta, ejercicio y no fumar evitan las condiciones cardiovasculares, pero la aparición de cualesquiera de los síntomas antes mencionados, independientemente de tu edad, podría necesitar la intervención de un cardiólogo para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Ver Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *